14 febrero 2006

COCA COLA SIGUE SU ESTELA HOMÓFOBA

La multinacional de refrescos sigue con sus despidos improcedentes, por motivos homófobos, en Estados Unidos. El último y más sonado ha sido el de Roberto Mendoza, que casi en paralelo a la historia que cuenta la película Philadelphia, fue ascendiendo durante 7 años en la empresa, hasta que unos ávidos compañeros delataron su homosexualidad, momento en el que fue despedido.
Un juicio trata de demostrar ahora los daños morales que se le infringieron con su despido.

No hay comentarios: