10 julio 2006

NICARAGUA PREFIERE SEGUIR SIENDO HOMÓFOBA

La homosexualidad siempre ha sido rechazada e insultada en Nicaragua, tanto por los políticos como por la iglesia y la sociedad.
Lo último han sido las declaraciones del presidente del país, Enrique Bolaños, calificadas de aberrantes por la comunidad gay. Bolaños asistía al Encuentro Centroamericano de Catecúmenos, donde no dudó en calificar a las uniones homosexuales de "relación aberrante" y "que pueden llamarse seximonio y nunca matrimonio".

Lamentable que alguien así esté al frente de un país, aunque no es de extrañar su opinión y su presencia en ese encuentro, dado que el poder en Nicaragua está ocultamente manipulado y dirigido por la iglesia.
Es precisamente esta influencia la que permite que TODAVÍA en el Código Penal nicaragüense exista el artículo, 204: condenas de uno a tres años de prisión para el que “comete delito de sodomía o el que induzca, promueva, propagandice o practique en forma escandalosa el concúbito entre personas del mismo sexo”.

Queda dicho todo.

No hay comentarios: