03 agosto 2009

UN TIROTEO ACABA CON LA VIDA DE VARIOS GAYS EN TEL-AVIV


La que se intenta vender como la capital gay del Mediterráneo, Tel-Aviv, se vió sacudida este fin de semana por un abominable tiroteo contra un local GLBT.
Al menos dos muertos (una chica de 16 y un monitor de 26) y una docena de heridos quedaron tendidos en el suelo de un centro de apoyo gay tras la incursión de un hombre vestido de negro que descargó su arma contra los presentes. Algunas fuentes hablan de 3 fallecidos y al menos 5 heridos muy graves.

Las reacciones de condena no se han hecho esperar, además enérgicamente, desde todos los frentes políticos. Tanto el alcalde de Tel-Aviv (la ciudad más tolerante y abierta de todo Oriente Medio) como el primer ministro y el presidente han exigido persecución y castigo a quienes estén detrás de este crimen, ya que podría incluso tratarse de alguna facción ultra conservadora de la iglesia ortodoxa.
Más de un millar de personas se han manifestado como repulsa en la ciudad costera, y otro centenar ha logrado hacerlo en Jerusalén, una ciudad ultraconservadora donde enarbolar la bandera gay significa recibir insultos, persecuciones y hasta palos y piedras.

La policía busca al agresor casa por casa, y el primer ministro (Benjamín Netanyahu) se ha apresurado a recordar a todo su equipo de gobierno que Israel es un país 'tolerante y democrático' (aquí van tres carcajadas mías) 'que debe respetar a todas y cada una de las personas'.
Que empiecen por los palestinos.

Atacan un bar gay en Tel Aviv